Cambia de país

Menú

¿Has escuchado hablar sobre el pie diabético? ¡Aquí te lo explicamos!

Antes de empezar es importante que hablemos sobre la diabetes mellitus, esa enfermedad que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o nuestro cuerpo no utiliza de forma adecuada y eficaz toda la insulina que produce. A esto se relaciona lo que se conoce como el pie diabético.

¿Qué es el pie diabético?

El pie diabético es una alteración que se produce por tener los niveles de glucosa más altos de lo normal, haciendo que la sensibilidad y la circulación en los pies disminuyan. Cuando esto pasa, es posible que aparezcan pequeñas ulceras y afectaciones que, al no ser descubiertas a tiempo por la falta de sensibilidad, se pueden infectar presentando complicaciones hasta el punto de tener que amputar la extremidad.

Síntomas del pie diabético:

  1. Heridas y úlceras en los pies.

  2. Hormigueos y calambres.

  3. Enrojecimiento de algunas zonas.

  4. Zonas callosas que no presentan ninguna mejoría.

  5. Hinchazón.

  6. Pérdida de la sensibilidad.

¿Cómo prevenir el pie diabético?

Lo primero y más importante para prevenir el pie diabético, es tratar de mantener estables los niveles de glucosa en la sangre cumpliendo con los tratamientos, controlando y midiendo diariamente los niveles de glucosa y asistiendo a las citas de control con tu médico de confianza. Sin embargo, existen otros consejos que podrán ayudarte:

  1. Evita cortar demasiado tus uñas, para evitar generar heridas.

  2. Revisa tus pies diariamente en busca de encontrar a tiempo cualquier tipo de herida.

  3. Evita caminar descalzo.

  4. Hidrata tus pies diariamente.

  5. Lava tus pies todos los días y asegúrate de secarlos muy bien.

  6. Evita usar zapatos muy apretadas.

  7. Si estás acostumbrado a poner tus pies en agua caliente, te recomendamos que revises bien que la temperatura sí sea la adecuada para evitar que, por la falta de sensibilidad, te excedas y generes irritaciones o heridas.

  8. Masajear los pies con frecuencia para ayudar a la circulación.

Tratamientos para el pie diabético:

Lo más importante y la recomendación inicial es que, frente a la aparición de cualquier tipo de callosidad o herida, se consulte al médico inmediatamente. Es importante que, por medio de antibióticos, limpiezas y mucho reposo, estas heridas no empeoren al punto de tener que llegar a la medida más extrema de control, que sería amputar el pie. Recuerda que, como todo lo que está relacionado con tu salud, la mejor forma de cuidarte y prevenir alteraciones importantes relacionadas con el pie diabético, es cuidándote, estando atento ante cualquier síntoma de alerta y visitando a tu médico a tiempo. Recuerda que en TENA nos preocupamos por tu bienestar y tenemos un producto para cada necesidad. Vive una vida plena con TENA.

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS